¿Hay algo más educativo que el teatro infantil?. XXII Muestra de Teatro Escolar en Carmona

Muchos actores famosos recuerdan el nacimiento de su vocación teatral en sus años de colegio.
La mayoría de los centros educativos finalizan sus cursos escolares con representaciones de teatro.
Una costumbre interesante que no tiene su objeto fundamental – es lo de menos – en lo que viven los espectadores sino en el proceso que han vivido los niños y los adolescentes hasta subir a las tablas y actuar.

Las familias enteras disfrutamos cuando alguien de nuestros hijos, nietos, hermanos, sale en algún espectáculo y hasta sufrimos con ellos los mismos nervios, o más, que acusan ellos mientras esperan entre bastidores su turno de actuación.
Después…cuando acaba la función, se producen los abrazos, el descanso emocional y la vibración serena del sentimiento de complicidad y de satisfacción por la “gloria” conseguida, que en la mayoría de los casos no es otra que sentirse bien de haberlo hecho. De que ya ha desaparecido por vencida la tensión.

Para hacer teatro no es necesario que el niño sea un artista y tenga una cualidad innata para ello, bastará con que quiera divertirse, inventar e interpretar historias, y hacer amigos. No se busca forjar actores desde chiquititos, no se trata de crear estrellas precoces, se busca que puedan disfrutar del reto de conseguir y sentir sus habilidades sin competir “contra”, sino, con ello.

Sabemos de algunos beneficios…

Hacer teatro favorece que a través de juegos y actividades de expresión corporal se desarrollen la expresión verbal y corporal, se estimule la capacidad de memoria y la agilidad mental. También sirve para que los niños retengan diálogos y trabalenguas, mejorando y favoreciendo su dicción.

Hacer teatro proporciona un inmejorable abanico de ventajas que potencia la imaginación de los más pequeños. Ayuda a entender las tareas académicas como la lectura y la literatura permitiendo el disfrute complementario del lenguaje, el arte y la historia. Mejora la concentración y la atención de los niños. Motiva el ejercicio del pensamiento…

¡Y por si todo esto fuera poco!…

Ayuda en la socialización de los niños, principalmente a los que tienen dificultad para comunicarse. Promueve la reflexión, es fuente de transmisión de valores; ayuda a desarrollar los sentidos, estimula la imaginación y la creatividad, ayuda a conseguir seguridad en sí mismo. Con el teatro se puede equilibrar la autoestima y, no cabe duda, de que es una escuela de vida y de convivencia en la que se aprende a respetar turnos y reglas, a convivir en grupo, a controlar emociones, a desenvolverse en público, a sentir que la constancia y la disciplina encuentran su fruto.

Pocas cosas en la vida cotidiana producen tanta trayectoria educadora como el teatro. No descubrimos nada nuevo con decir esto. Sí es, sin embargo, un dato de refuerzo para que sintamos su importancia.

Así lo consideran los centros educativos y las instituciones que apuestan por ello. Por eso me parece maravilloso también que el Ayuntamiento de Carmona (felicidades a quienes lo iniciaron hace 22 años y a quienes trajeron la buena idea hasta hoy, a los que lo mantienen y a los que siempre lo mantengan) fomente este arte no solo en la exhibición de grandes producciones teatrales sino permitiendo que suban a su escenario a niños, actores noveles…  y venzan el miedo escénico que produce una sala tan grandiosa como el Teatro Cerezo.

Hoy finaliza la XXII muestra de Teatro Escolar de Carmona, en la que desde el 31 de mayo algunos centros educativos han tenido la gran oportunidad de poner en escena en el Gran Teatro de la Ciudad, sus obras. Cada año son distintos y así la oportunidad es de todos. Este año El Centro de Educación Infantil EL Real, puso en escena ‘La boda del piojo y la pulga’.
También fue espectacular, ya hablamos aquí de ello, la representación del Taller Ocupacional El Alcázar con ‘La fuerza del Amor’.
El Centro de Educación Primaria El Amendral representó ‘La Sirenita’ y hoy finaliza el ciclo el Colegio Nuestra Señora de Lourdes con ‘Toy Story’.
Estos colegios presentaron sus obras en cartel durante distintas fechas de actuación, dando así la oportunidad de distintas puestas de largo para ocasiones tan importantes como es la actuación en público de los niños y las niñas.
Por ellos ¡Ole tú!, porque lo que yo pude ver, me encantó y a lo que no pude asistir, quienes fueron me lo contaron pletóricos de haber ido.


Fotos: La boda de la Pulga y el Piojo’. facilitadas por Magdalena Aguilar, directora de la E.I. El Real. 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.