El poder del amor…como el pan de cada día

8 de junio / 9 de la mañana/ Horno Nonna, Calle Prim de Carmona/ Plaza de San Fernando
CTC. – Buenos dias Ch… ¿Estuviste ayer en el Teatro Cerezo?

ChLL. – Buenos días Carmen. No. Estuve en Sevilla y cuando volví ya era tarde. Me habría gustado mucho haber llegado a tiempo. Intento no perderme ningún acto cultural de la vida cotidiana de Carmona, pero además es que siento una enorme empatía con las personas del taller ocupacional El Alcázar y mucha admiración por sus profesores, terapeutas y cuidadores, siempre tan entregados…
CTC.- A mí me encantó. Fue un espectáculo muy interesante, en formato performance en el que combinaron elementos de arte y campos diversos, como la música, la danza, el teatro y las artes plásticas.
ChLL.- ¡Qué pena habérmelo perdido!. Cuéntame más, por favor.

Y entonces me dijo…

Carmen Torres Carpio.- «Una voz en off, un fondo negro, una cuidada selección musical y unos maravillosos actores fue todo cuanto hizo falta para inundar el Teatro Cerezo de amor.
Amor, esa palabra que todos conocemos y pronunciamos, pero sólo unos pocos privilegiados son capaces de entender y llevarlo a cabo en su plenitud. Como los chicos de la Escuela Ocupacional El Alcázar que con su ilusión y esfuerzo nos dieron una lección de amor al prójimo, a la superación, al trabajo continuo. Amor a la nueva vida que llega, al que se va para no volver, a la naturaleza, a los animales, a la familia, a los amigos, a las ganas de vivir.
Las primeras notas de ‘El Poder del Amor’ de Il Divo pusieron la emoción a flor de piel con todo el elenco de actores y voluntarios en el escenario, representando el cariño puro que se tienen y anunciando una tarde de sentimientos que sorprendería a todos y que cumpliría cualquier expectativa.
Los sones de ‘Alfonsina y el mar’ trasladaron a toda la sala a un océano mágico donde una bella sirena nadaba entre peces dorados. Sedas que se hicieron olas, aplausos que se convirtieron en espuma de mar.
Ángeles del amor luchando contra el odio, avaricia, egoísmo. El amor ciego caminando entre pasillos de oscuridad, un rey del amor coronado en pleno escenario y una Cârmina Burana rendida al amor reconstruido.
Amor, amor y más amor era los que se respiraba en el teatro Cerezo a la vez que nos daban una lección de superación, constancia, compañerismo y respeto a los demás.
¡Bravo por estos actores, voluntarios, monitores que a más de uno hicieron llorar y bravo por el amor!»

ChLL.- Pues cómo lamento no haber estado. Gracias por habérmelo contado con estas palabras tan inspiradoras.

…Como el aire que exigimos trece veces por minuto…

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.