El Parador de Carmona, donde la mirada es infinita y el alma se serena

“El Parador de Carmona es una propuesta de belleza, tranquilidad, exquisita gastronomía  y hermoso paisaje”.
Así lo define la propia cadena hotelera pública, PARADORES, feliz de que esté levantado a imagen y semejanza del que fuera el palacio del Rey Don Pedro sobre las ruinas de su impresionante alcázar árabe del siglo XIV, que corona este pueblo maravilloso.

Sobrarían todas las palabras que yo pudiera escribir para recalcar el prestigio consolidado de la Red Paradores. Su nivel de excelencia hotelera es de sobra conocido por ciudadanos de todo el mundo.

Solo decir que yo noto, me da la percepción de que Carmona y el Parador se quieren a orgullo mutuo.

El Parador siente el orgullo de estar en esta ciudad grandiosa y monumental y Carmona siente la admiración y la felicidad de su Parador, porque sabe de su altísimo nivel de confortabilidad y de buen hacer que lo convierte en su mejor embajador en el mundo. El Parador es “el punto sobre la i” de la excelenc’i’a de Carmona.

El de Carmona es el único Parador en la provincia de Sevilla y está ubicado en el Alcázar del Rey Don Pedro.

Paradores presenta sus 94 establecimientos clasificados según tres líneas de producto diferenciadas: Paradores Esentia, Paradores Civia y Paradores Naturia.
Esentia recoge todos los hoteles ubicados en edificios históricos y monumentales.
Naturia, como su nombre deja intuir, corresponde a los establecimientos que la cadena tiene en espacios naturales también exclusivos del interior o de la costa. La consigna en estos hoteles es el contacto con la naturaleza y la práctica del ‘slowtravel’.
Civia engloba establecimientos en destinos urbanos, dirigidos tanto al cliente de ocio como al de negocio.

El de Carmona es un Esentia, y es un referente en el segmento del turismo cultural, aunque también reúna muchas de las características “slow” que buscan los viajeros de un ‘Naturia’ y de la interesante fusión de quienes buscan el ocio en lugares al que van por “negocio”.

De mirada infinita a los cuatro puntos cardinales.

Emplazado en el lugar más alto de la ciudad, las vistas que se disfrutan desde la fortaleza, desde su fabulosa piscina y desde las zonas ajardinadas son impresionantes. Terrazas con vistas a la campiña y un encantador patio interior rodeado de apacibles salas de estar.
La fuente mudéjar, las selectas antigüedades, las preciosas vistas desde la terraza hacen de este hotel una gran joya.
Tiene cuatro plantas y dispone de 63 habitaciones. Ofrece a sus huéspedes un área de recepción abierta las 24 horas del día, ascensores, caja fuerte, guardarropa, servicio de cambio de divisa y salas de conferencias con conexiones telemáticas, aparcamiento gratuito para clientes y todos los servicios propios de un hotel de confortabilidad high level. Tambien cuenta con un acogedor bar, algunas tiendas y un restaurante en el que además de degustar unos exquisitos platos y especialidades, es uno de los más bonitos de la Red de Paradores.

La mejor gastronomía y el toque de distinción del sello Paradores.

Para Paradores, la gastronomía es tan importante como la calidad de sus hoteles. Hay que tener en cuenta que en torno al 48% de la facturación de la Red procede de sus restaurantes.
Rondar la cantidad de dos millones y medio de cubiertos servidos al año, demuestra la satisfacción que los clientes tienen con el servicio de gastronomía de Paradores. Este hecho también es algo único en la hostelería española.
Para lograrlo, la compañía siempre ha respondido a una misma filosofía: elaborar los platos tradicionales de las regiones españolas, rescatando las recetas más antiguas y actualizándolas utilizando productos de calidad.
Si algo define a la perfección la gastronomía de Paradores es su probado hábito de exigencia plasmado en una sólida oferta, referente en todos los rincones de España. Comer en sus restaurantes nunca fue cualquier cosa.

¿Y para qué elegir entre tradición y modernidad si se pueden combinar? Así, conviven la mirada al pasado y sus veneradas recetas con las últimas tendencias y las nuevas preferencias de la clientela.
Todo pensado para un público gourmet que aprecia una cocina y un servicio de altísima calidad con recetas actualizadas, como siempre, con el sello Paradores.

En el 90 aniversario que se celebra en 2018, desde la inauguración del primero de los Paradores Nacionales, el de Gredos en 1928, cada día 9 de cada mes del año, los restaurantes de todos los establecimientos de la Red, están sirviendo unos menús especiales diseñados por el gran Chef Mario Sandoval, que rinden homenaje cada mes a alguna de las Comunidades Autónomas y que se saborean como aportación  cultural en los establecimientos de toda la geografía de la Red.

Ya se han degustado menús de la cocina tradicional gallega, extremeña, riojana, navarra, aragonesa, andaluza, ceutí y melillense y ahora en agosto se rendirá homenaje a las comunidades de Valencia y de Murcia con un menú en el que se presenta unos ENTRETENIDOS Marinera, Coca de verduras y Sepia con all i olí. PLATO PRINCIPAL Paella del “señoret”. EL POSTRE DULCE Pan de calatrava con helado de turrón y para finalizar el verano, en septiembre serán Castilla La mancha y Madrid quienes lleven su sabor a resto de las comunidades con Los ENTRETENIDOS Callos isabelinos, Mojete, Queso frito Manchego PLATO PRINCIPAL Pollo en pepitoria EL POSTRE DULCE Natillas con pestiños. Muestra del sabor diferente y tan exquisito de todos los lugares de España.

 

El Parador de Carmona está acostumbrado a acoger a personajes influyentes e importantes de la vida pública y privada, igual que a famosos de distintas facetas profesionales y artísticas. Siempre con la confidencialidad en alto grado que se exige a un hotel serio y de su categoría. Cuando trasciende alguno de los nombres de los alojados, como en el caso de Harrison Ford, por ejemplo, se debe a que ya viene precedido de la publicación por otras vías distintas y no por la indiscreción de su personal.
Aproximadamente el 70% de los usuarios del Parador de Carmona procede de otros países.
Parador de Carmona mantiene una ocupación media anual del 80%, un índice elevadísimo, cabecera en Andalucía y, por tanto, una de las perlas de la Cadena.

Su actual directora, Olivia Reina Prieto, es una joven con talento, de eficacia y experiencia demostrada en la propia compañía.
Volvió hace dos años y medio emocionada a su tierra, Carmona, llena de alegría y con la responsabilidad de dirigir este establecimiento después de gestionar con mérito en la propia Red de Paradores, los de Toledo y Mazagón.
Ella cree en el equipo (más del 80% del personal es de la ciudad) a quienes dirige en una atención eficaz, sincronizada y a la vez cercana hacia el cliente.
El Parador está con ella presente en la dinamización cultural de la vida de Carmona, no solo como participante de las propuestas de la propia ciudad, sino también como “sujeto activo” en la organización de actividades propias que contribuyen a elevar el nivel de altura de los eventos que se realizan en la ciudad a lo largo del año.

El Parador de Carmona fue inaugurado por los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía en 1976.

En el Parador de Carmona se concluyó en febrero de 1981 la redacción del Estatuto de Andalucía, aprobado en referéndum el 20 de octubre de 1981, con la participación de los siete firmantes del texto, Ángel López, Miguel Ángel Pino, Pedro Luis Serrera, Carlos Rosado, José Rodríguez de la Borbolla, Juan Carlos Aguilar y Javier Pérez Royo.

Recibió el Premio Andalucía de Turismo 2012 en la categoría de Institución, un reconocimiento que concede el Gobierno andaluz distinguiendo la labor de personas o entidades que destacan por su contribución al desarrollo turístico andaluz.

Sus mejores habitaciones están en el pasillo “cuatrocientos”. La vista más exclusiva desde la 413.

Acceso a su web.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.